Café, conversación...

Café, conversación...

domingo, 11 de enero de 2009

Me gusta el cine clásico




Siempre estoy dando el coñazo con lo mismo. Los parroquianos ya se saben la cantinela y no suelen sacar el tema. Prefieren que hablemos de fútbol, del Gobierno o de las operaciones negras de la CIA. Pero esta vez el tema salió solo, más o menos, y no se han librado. Mi regalo de Reyes de este año ha sido una fotografía de la película "My Darling Clementine", es decir, "Pasión de los fuertes", de John Ford. Ahí está Henry Fonda, interpretando a Wyatt Earp, sentado en el porche, viendo cómo se complican las cosas. Decidí colgarla en alguna pared, y cuando empezó a llegar todo el mundo, pues se montó.

El primero en liarla fue Luisete. Le despacho su cartón de Lucky y me suelta: "Nada, Auggie, por mucho que me pongas ahí a ese guaperas, no me voy a cambiar al Marlboro". Naturalmente, le pregunté que de qué diablos estaba hablando, y él me señaló al bueno de Fonda. "Ya sabes, el hombre Marlboro".

¡Lo que hay que ver! Por supuesto, monté en cólera. Calculo que mi sermón sobre el salvaje Oeste, sobre el maestro Ford, sobre John Wayne, James Stewart y William Holden duró unos doce o quince minutos. Tiempo suficiente para que el estanco viera llegar a otros tres de mis clientes. Tuvimos conversación hasta la hora de cerrar.

Lo siento, pero es superior a mis fuerzas: me gusta el cine clásico. Y no únicamente el western, sino que mis películas favoritas son títulos como "Casablanca", "El tercer hombre", "Sed de mal" o "Vértigo", grandes títulos que comparten honores con otros de realizadores tan brillantes como Ford, Howard Hawks, Billy Wilder o el mismísimo Charles Chaplin.

Hay algo irrepetible en aquellas películas. Quizá sea el sabor de otros tiempos, de otros modos de ver la vida, de otros valores y otras costumbres. Supongo que todo eso también lo recogen las cámaras. Como homenaje, este vídeo que he encontrado, con el que he disfrutado recordando tantos y tantos filmes inconmensurables.

7 comentarios:

Lupita dijo...

Muy bueno el vídeo, Auggie, lleno de momentos inolvidables del cine de siempre...

angelrey dijo...

Las películas clásicas, aunque más ingenuas que las de ahora, tienen un encanto especial irrepetible. Basta comparar "El tren de las 3:10" de 2007 con la de 1957. Ambas buenas, pero...

Incluso las películas de aquella época que no son clásicos absolutos tenían un "algo".

http://www.abc.es/colecciones/joyasdelcine/entregas.htm

Rick dijo...

Suena muy tópico, pero es que ya no se hacen películas como las de antes. Tienen un sabor especial, una sencillez y al mismo tiempo una magia que ya se ha perdido. Viendo la Reina de África o El hombre que pudo reinar me queda una sensación de alegría que dura todo el día. Eso no lo consigue ninguna película de las de ahora.

Ah, para mí uno de Camel.

Miriam dijo...

El otro dia fui yo a la filmo de Madrid y vi una de Paul Newman, en b/n, en inglés con subtitulos. Y salí del cine pensando... "eso si que era cine".

Duncan de Gross dijo...

Bueno, yo poco a poco también me estoy comprando alguna que otra clásica, western ya tengo unas cuarenta, no me da tiempo a verlas todas...

Jake Gittes dijo...

Muchacho, lo que no debes hacer es cambiar de gustos. Y, por cierto, si te gusta Henry Fonda te recomiendo hasta que llegó su hora, alejado de su arquetipo de héroe americano.

Enhorabuena por tus gustos.

Anónimo dijo...

AAyyyy CINE... me pasa como a ti me enloquecen los clásicos, coincido en tus gustos.

Casi lloro con el vídeo jajaja

Saludos eva.