Café, conversación...

Café, conversación...

sábado, 29 de noviembre de 2008

El hombre de Chinatown






- La vida no es como tus novelas.
- Nunca es como una novela.












Llevada a la gran pantalla en 1982 de la mano de Francis Ford Coppola, y dirigida por Wim Wenders, “Hammett” (o “El hombre de Chinatown”, como fue traducida), cuenta lo que podría ser una más de las historias del escritor de novela negra Samuel Dashiell Hammett. La diferencia: ahora él es protagonista.

El autor de “Cosecha roja” y “El halcón maltés”, trabajó durante ocho años como detective, lo que le dio cierta experiencia que llevó a sus relato; aunque Hammett nunca vivió en los mundos de violencia, sobornos, mentiras y bandas enfrentadas que se leen en sus obras, y sus casos fueron mucho menos virulentos. Tal vez sea esa la razón de la película, el rendirle un merecido homenaje -darle una oportunidad de entrar en acción- a quien es, junto con Raymond Chandler, el precursor de la moderna novela negra.  

Escogido directamente por Coppola, John Barry pone la música. Piano y clarinete, temas muy inspirados y que nos llevan de página en página, de encuadre en encuadre, con la misma lógica y el mismo peso dramático que la historia misma. Sin duda, la música es en “El hombre de Chinatown” pieza clave. Barry supo demostrar su pericia, lo que valió que Coppola le encargara las bandas de sonido de “Cotton Club” y “Peggy Sue se casó”. El propio Wenders, quien no estaba muy animado con la idea de Barry, sucumbió al escuchar el tema de prueba.

Si la música recrea la substancia última de este asedio a la pantalla del autor americano, la trama queda embebida de los ambientes que, no sin esfuerzo y peleas con Coppola, logró crear Wenders. El director alemán, quizás no muy fiel a su estilo, volcó en cada localización la dureza y los contrastes del género negro anterior, respetando el tempo y el color de las novelas de Hammett.

Y precisamente, ese buen hacer, que consigue que el espectador-lector perciba al mismo tiempo los personajes y las secuencias de los relatos y la personalidad, mitad real y mitad ficticia, de Hammett, se puede ver también en la interpretación y caracterización de un Frederick Forrest impecable en ese papel tan peculiar. Además del protagonista, detectives privados, canallas, mujeres, policías, aprovechados, etc. Todos amigos o enemigos. Todos perfectamente extraídos de entre las páginas amarillentas de algún olvidado manuscrito de los años treinta. Si se está atento y se conoce la obra de Dashiell Hammett, es incluso posible encontrar a alguno de sus personajes, como a ese Max Thaler, apodado Susurro, de “Cosecha roja”. 
En definitiva, una película digna de ser vista, no con admiración pero sí con curiosidad, por los amantes del género negro novelado, que encontrarán un Hammett en el papel de “El Agente de la Continental” de sus libros, que tal vez él siempre quiso ser y no pudo. 

Y a pesar del diálogo que abría estas líneas, todo termina con un “The end” escrito a máquina que funde a negro.

FICHA TÉCNICA:
TITULO ORIGINAL: Hammett.
AÑO: 1982.
DURACIÓN: 97 min. 
PAÍS: Estados Unidos.
DIRECTOR Wim Wenders.
GUIÓN: Ross Thomas & Dennis O'Flaherty (Novela: Joe Gores)
MÚSICA:John Barry.
FOTOGRAFÍA: Joseph F. Biroc & Philip H. Lathrop
REPARTO: Frederic Forrest, Peter Boyle, Marilu Henner, Roy Kinnear, Lydia Lei, Elisha Cook, RG Armstrong, Richard Bradford, Sylvia Sidney, Samuel Fuller, Ross Thomas
PRODUCTORA: Zoetrope Studios

5 comentarios:

Rick dijo...

No sabía de la existencia de esta película. Será interesante ver al propio Hammett de protagonista. Directo al emule.

SOY SILVIA dijo...

yo te diria que si hay vidaas de novelas¡¡¡
gracias por la data de la peli¡¡
un beso,buen sabado¡¡¡

Capitana dijo...

Otra peli que me voy a bajar, el género me gusta y tal y como la pones... la cuestión es que el título me suena, aunque no la haya visto.

Laura dijo...

Un clásico entre los clásicos. John Barry magistral, si señor.

Duncan de Gross dijo...

Es una gran peli, todo un clásico, con todos los alicientes del cine clásico, y una de las últimas creo en utilizar el "The End"...