Café, conversación...

Café, conversación...

viernes, 5 de septiembre de 2008

El productor (Una historia de Hollywood)



¿Y quién coño has dicho que eras?

Rufus Farthingale.

¿Rufus? Joder, mi perro se llama Rufus. Apuesto a que tuviste una infancia muy jodida con ese nombre. En fin... a lo que íbamos... ¿por qué has dicho que estabas en mi despacho?

Soy escritor. Acabo de llegar a Hollywood y...

Sí, sí... bla, bla, bla. ¿Buscas trabajo?

No. Quiero que eche un vistazo a mi trabajo.

Vaya, ¿ya tienes una obra?

Sí, si pudiera leerla le aseguro que...

Oye, ¿sabes la cantidad de guiones que tengo que leer? No claro, no lo sabes. Te lo diré: cientos. ¿Sabes lo que es eso? Un puto huevo. Y no puedo perder el tiempo con el primer panoli que llega con su estupenda primera obra debajo del brazo.

En realidad ya he escrito obras, se han representado en colegios y algún certamen...

¡Guau! ¿Colegios? Impresionante, chico. Espera... ¿no oyes el teléfono? Sí, es el puto Shakespeare que quiere darte la enhorabuena.

¿Entonces no le interesa?

¿He dicho yo tal cosa? Joder, no. Dime, de qué va la obra.

¿De qué va?

¡Resúmela, joder! Argumento, nudo... esos términos que tanto os gustan a los juntaletras.

Verá... el protagonista es un vendedor...

¿Un vendedor? ¿Es un rollo social, Rufus? ¿Es otra de esas mierdas de "qué malo es el capitalismo"? No serás uno de esos comunistoides que se creen tan puros, ¿verdad? ¡Porque no creerás que este jodido edificio se levantó quemando billetes, ¿verdad, Rufus?!

12 comentarios:

Nikaperucita dijo...

me suena el dialogo pero estoy casi segura de que no la he visto...

La pequeña Lo dijo...

Y lo malo es que los imbéciles son los que siempre deciden lo que es bueno y lo que no.

jack Fante dijo...

Saludos, pues dice una parte de mi cerebro que soy el cuerpo que contiene a jack Fante. Hace un buen rato te pasaste por mi blog y me dejaste un comentario. ¿Qué tal un punto y aparte?...Tienes razón, corregiré en un futuro cercano ese grave error. Parece que hasta ahora puedo organizarme lo suficiente para ser más regular con el blog. Le eché un vistazo al vuestro... es muy bueno, el diseño, el banner de Clint, en fin, tengo en la cabeza desde hace un buen rato un texto, prosa o poema aún no lo sé , que precisamente tiene que ver con el humo. Lo escribiré y apreciaría que te pasaras por mi blog y lo leyeras, en caso de ser de tu agrado, te pediría lo incluyeras en tu página, sería un honor para mí.

abulico dijo...

No se de que pelicula sera, pero me parece que el productor es un imbecil....

Saludos Auggie!

Auggie Wren dijo...

Me siento bastante halagado, porque algunos penséis que esto forma parte de una película, eso quiere decir que podría dar el pego. Pero la verdad es que no es de ninguna película, sino salido de la pluma (teclado) de un servidor, en un momento de inspiración. La foto de Kevin Spacey es porque no dejaba de imaginarme al productor con el rostro de ese, mi actor favorito.

La cuestión de la entrada va más allá, pues si tiene aceptación la historia continuará, y si no, se quedará en el limbo, ¿qué decís?

Sláinte.

Nikaperucita dijo...

Que sigaaaaaa
(que pillada no?? XD Yo creia que era de una peli.. O_o)

Muchas gracias por lo del titulo, yo tb me siento mucho mas identificada con este cambio :)

La pequeña Lo dijo...

Pues me has engañado mucho. Incluso busqué la peli en google (infructuosamente, claro).

Has adivinado la finalidad de mis broches. Ahora tendré que eliminarte ¬¬

Anna dijo...

Pues yo me he quedado en ascuas, al final el vendedor era anticapitalista o no? jajaja que siga! bicos!

Laura dijo...

Tal vez si le hubiese dejado expresarse le habría interesado el trabajo. Pero claro, a pocos les interesa escuchar.
Muy bueno.
Besos.

supersalvajuan dijo...

Me la apunto, no la he visto.

Capitana dijo...

Sí, está bien, deberías continuarla a ver.

Qué desgracia que esa gente que ni siquiera se molesta en escuchar, sea al final dueños de tu destino.

spookaiser dijo...

llego a casa ahora, vengo de fiesta, es muy temprano, los pájaros tratan de emocionar al mundo y yo bebo agua para recuperar lo perdido, salvo la dignidad.

no entiendo nada ni ahora ni ayer ni vete a saber cuándo. me tienes que no me entero. ni causalidad ni casualidades.

extiéndete más otro día.