Café, conversación...

Café, conversación...

miércoles, 8 de agosto de 2007

"Final Cut" para Blade Runner


"Replicante": Robot con apariencia completamente humana. Tras un sangriento motín, fueron declarados ilegales en la Tierra.

"Blade runner": Cuerpo especial de policía encargado de encontrar y retirar a los replicantes que se hallan en la Tierra.

Tercer asalto (y esperamos definitivo) para la obra maestra de la ciencia ficción dirigida por Ridley Scott. Estrenada en 1982, el film adapta la novela de Philip K. Dick "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?". Se trata, sin embargo, de una adaptación bastante libre, llegando Scott a admitir que no había leído el libro. El título proviene de una novela de Alan Nourse, en la cual se inspiró William Burroughs para escribir un guión que nunca se rodó.
La película presenta una sociedad futurista distópica a través de su visión de la ciudad de Los Ángeles en el 2019 (la fecha planteada originalmente era el 2020, no obstante se eligió la otra fecha, a fin de mostrar un futuro imperfecto) que sufre de superpoblación y en la que se hallan en busca y captura cuatro replicantes capaces de todo. Ante esta situación, la policía decide acudir a Rick Deckard (Harrison Ford) quien se ha retirado de la profesión. Deckard, una especie de Philip Marlowe futurista, acepta a regañadientes, tras conocer a una bella replicante de un modelo perfeccionado, en el que se han implantado recuerdos para que desarrolle una respuesta emocional. El film pasará entonces de ser una simple obra de ciencia ficción a convertirse en una profunda reflexión sobre lo que hace humano al hombre. Porque los replicantes son idénticos a los humanos, y a pesar de carecer de la capacidad para tener sentimientos, tras saber que su tiempo se acaba, han venido hasta la Tierra en busca de más vida. Así pues, ¿qué diferencia a un replicante de un humano?

Hasta aquí, nada motivaría que una película de hace 25 años apareciese en este blog. Sin embargo, ese es sólo el principio. Diez años después del estreno, es decir, en 1992 (año en el que se ambienta la novela), Ridley Scott sacó a la luz un nuevo montaje de la película, que llevaba por nombre "Director´s cut", con sensibles cambios respecto a la versión original, como la eliminación de la voz en off (impuesta por los productores), el corte del final feliz y, sobre todo, la insinuación de que Deckard pudiera ser un replicante. Esta posibilidad ya se mostraba en la versión original, pero de una forma un tanto velada.

Ahora, veinticinco años después de su estreno comercial, Scott vuelve al ataque con una nueva versión, titulada "Blade Runner: The final cut", y que será estrenada en el festival de cine de Venecia de 2007. Parece ser que el motivo es sacar a la luz metraje original que quedó en la sala de montaje, y centrarse especialmente en un sueño acerca de un unicornio que tiene Deckard, apuntando esta vez sin lugar a dudas que se trata de un replicante. Sin embargo, acerca de este hecho todavía hay polémica, ya que Harrison Ford lo niega.

Quizás esa sea una cuestión que debamos dilucidar cada uno en nuestro fuero interno, planteándonos qué significa en realidad ser humano. Quizás ese sea el verdadero mérito de Blade Runner.

2 comentarios:

Paul Benjamin dijo...

De esta edición no me fio nada. Me gusta la versión original pero Scott hace mucho que perdió el talento asi que no tiene derecho a remontar semejante obra de arte.

Además que el negocio es el negocio y vete a saber si dentro de cinco o diez años sacan otra versión.

Auggie Wren dijo...

Qué razón tienes, Paul. El negocio es el negocio y especialmente el del cine, uno de los más lucrativos. Otro ejemplo de esta situación es la oportuna reedición de Apocalypse Now (por otro lado, una de las mejores películas bélicas de la historia) bajo el nombre de "Redux" hace unos años, con la excusa de sacar a la luz metraje inédito.

Respecto a lo de que Scott ha perdido el talento, no sé, "Gladiator" fue un éxito, "Black Hawk derribado" constituía un acertado retrato sobre los soldados y "Los impostores" conseguía divertir. De todas formas, habrá que esperar a la impresionante, según dicen, "American gangster".