Café, conversación...

Café, conversación...

martes, 15 de diciembre de 2009

Ciudad solitaria




Suele suceder en Navidad. Por mucho que los anuncios de turrón digan lo contrario, esta es la época de la soledad. Precisamente porque no debería serlo. Cuestión de contraste; las diferencias se acentúan. El pobre es más pobre en diciembre, cuando la caridad se hace mayor, y el consumo se hipertrofia. Y el que vive solo -el que está solo-, se da cuenta de ello, en Navidad más que nunca.

Pasan la Nochevieja solos, en casa, porque si salieran a la calle se sentirían peor, entre tanta gente. Así que se ponen una vieja película, entre lo trágico y lo cómico, por ver si a pesar de todo les da ánimo. Y se toman unas cervezas. No por beber, sino por pasar el rato, mientras Jack Lemmon espera a que desocupen su apartamento. La historia de siempre.

Los que tienen suerte, no repiten al año siguiente. Pero sé que hay muchos que siguen igual, escuchando esas melodías tristes de la ciudad solitaria. Con luces y arbolitos con adornos. Solitaria y fría.

3 comentarios:

abulico dijo...

Se dice que es la época en la que más suicidios hay; supongo que a eso te refieres con lo de los que llegan al año siguiente.

La navidad me gusta, pero en el trabajo. La gente organiza encuentros, cenas, regalos... tiene su gracia, cuando el resto del año en muchos casos solamente se compite por llegar a la cima.

Hay que ver cuán hipócrita es el ser humano!!!

Feliz hipocresía!!!

Y feliz navidad para tí Auggie, aunque supongo que nos seguiremos leyendo.

Nisagié dijo...

Si pasara una navidad con quien yo quiero no me sería tan patética...

Pero nada, hay que pasarla con quien esté... y la familia siempre está...

Creo que soy parte de las estadísticas de soledad... espero que no de las gráficcas del suicidio... bah! todo depende de mi :D

Küsse!!

Auggie Wren dijo...

Bueno, Nisagié. Siempre te puedes ir pronto a la cama, y ponerte mano a mano con una buena novela. O ponerte una película, como decía antes. Espero que tengas una feliz Nochevieja.

Abulico: Que de suicidarse yo no he dicho nada, ¿eh?

Sláinte