Café, conversación...

Café, conversación...

sábado, 18 de abril de 2009

El quid de la cuestión

El Viejo meneó la cabeza despectivamente.

- No seas cándido, Hans. En tanto queden oficiales que mantengan la disciplina, todo el mundo callará la boca y seguirá marchando al paso. Fíjate cómo ocurrió en 1918. Sólo cuando toda la máquina se derrumbó, los muchachos de uniforme se rebelaron. Pero Dios nos libre de una revolución. Sobre todo, prematura. El comedor de salchichas alemanas les tiene tanto horror que ni siquiera se atreve a pensar en ella, y no es con hombres asustados que como se hacen las revoluciones. Aquello terminó como debía terminar: los listos se largaron con las buenas tajadas. Los sinvergüenzas salieron indemnes y hoy están todos bien enchufados. Desde luego, toda la parada se hundirá. Pero podéis llamarme Adolfo si se produce una revolución. Volverá a suceder lo mismo. Los más listos se reconocerán entre sí y se cuidarán bien. Ayudarán a los sinvergüenzas a levantarse y les facilitarán bonitos látigos nuevos para que puedan hacerlos restallar sobre nuestras espaldas. Hasta que mis amados compatriotas empiecen a descubrir el intríngulis del asunto, no tengo ninguna confianza en ellos. Hitler y sus acólitos serán exterminados, cual corresponde, y cuanto antes mejor. Pero, ¿qué son ellos sino unas vulgares marionetas? ¡Y no es hacer una revolución destruir a las marionetas y dejar que quien las maneja se largue con toda la recaudación!

Así hablaba el Viejo en 1941.

De "La legión de los condenados", de Sven Hassel.

5 comentarios:

Duncan de Gross dijo...

Pues si, y así más o menos ha sido siempre...

danae rain dijo...

La primera parte me recuerda lo que sintieron esos soldados atrincherados durante la Gran Guerra y que tan bien se refleja en la película "Senderos de Gloria", y como dice Duncan, eso fue así y seguro que será. Saludos

la pequeña candi dijo...

Interesante, muy interesante...

abulico dijo...

para este fragmento creo que viene a cuento aquel refran que dice "mas sabe el diablo por viejo que por diablo"; además creo que tiene toda la razon. El que se salva de la ruina es siempre el que esta más arriba, y los que estamos abajo siempre estamos recibiendo los latigazos.

La pequeña Lo dijo...

Cuanto tiempo sin fumar. Espero q sigas enganchado a Weeds :)