Café, conversación...

Café, conversación...

lunes, 22 de diciembre de 2008

El color del dinero



Eddie Felson vuelve, en la piel del desaparecido Paul Newman quien en esta ocasión se nos presenta como un triunfador, aunque es realidad no es tal. Ya no tiene apuros económicos y no se ve obligado a viajar por todo el país para vivir. Ya no juega al billar. Sin embargo, un día encuentra a Vincent, un mago de las bolas, un auténtico diamante en bruto, listo para ser pulido por "El rápido". Y esto le trae recuerdos. Le transporta a una época que, a pesar de todo lo que pudo sufrir, sigue siendo la más feliz de su vida. Felson le enseñará todo cuanto hay que saber para explotar su talento, incluyendo la lección más importante de todas: hay que saber perder para poder ganar.

Junto a la novia de Vincent inician un viaje, recorriendo las principales salas de billar del país. Pero el viaje es algo más. Lo que empezó como un recurso para ganar dinero pasará a ser un curso de educación para la vida, y terminará convirtiéndose en la redención de Felson. Redención que no se producirá hasta que comprueba los efectos que sus enseñanzas han causado en su joven pupilo. Es entonces cuando el viejo Eddie sale de su letargo, y vuelve a su elemento natural, taco en mano.

Espléndida reflexión sobre los sueños y la vida, disfrazada de enfrentamiento generacional. Paul Newman borda una vez más su interpretación de Eddie Felson, dotándole de una profundidad incluso mayor que en "El buscavidas", con una actuación que le valió un merecido Oscar. Tom Cruise se mueve como pez en el agua en uno de los mejores papeles de su carrera. El conjunto lo completan secundarios de la talla de John Turturro o Forest Whitaker, en un rol que no es sino un oscuro reflejo del joven Felson, en una de las mejores escenas de toda la película, que con su "Are you a hustler?" saliendo de los labios de Newman (en versión original, por supuesto) nos remonta de una forma extraña a la genialidad en blanco y negro filmada por Robert Rossen. Para rematar, una espléndida banda sonora, con temas de Eric Clapton ("It`s in the way that you use it") o el maravilloso "Werewolves of London", del, por desgracia, casi desconocido Warren Zevon, que pone música a una de las escenas más recordadas de todo el film.

Siempre ha dicho Scorsese que esta película es producto de una época de crisis creativa. Sinceramente, si esto es lo que entiende por crisis creativa, espero que siempre esté en crisis. "El color del dinero" es una espléndida enseñanza sobre la vida, una clase magistral sobre esa filosofía del billar tras la que andamos muchos y volver a verla, el mejor homenaje que se le puede hacer a uno de los mejores actores que pasearon por delante de la cámara.


TITULO ORIGINAL: The Color of Money
AÑO: 1986
DURACIÓN: 117 min
PAÍS: EE.UU.
DIRECTOR: Martin Scorsese
GUIÓN: Richard Price (Novela: Walter Tevis)
MÚSICA: Robbie Robertson
FOTOGRAFÍA: Michael Ballhaus
REPARTO: Paul Newman, Tom Cruise, Mary Elizabeth Mastrantonio, John Turturro, Helen Shaver, Forest Whitaker, Bill Cobbs, Keith McCready
PRODUCTORA: Touchstone Pictures / Silver Screen Partners
II



9 comentarios:

Tumulario dijo...

El color del dinero, es sobre todo la pelicula que me demostro que Tom Cruise era algo mas que una cara bonita y un buen producto, claro que dirijido por M.S. y teniendo al lado a P.N. no era tan dificil ¿verdad?

Duncan de Gross dijo...

Un gran film, sin duda.

Rick dijo...

Muy buena, la de veces que la he visto. Una de las partes que más me gusta es cuando Eddie Felson conoce a Vincent, mientras éste juega con otro tipo, y Eddie empieza a marear a la novia de Vincent con las apuestas: "ahora deberías pasar, porque el desconocido soy yo y la apuesta demasiado alta". Como la vida misma.

abulico dijo...

Casi todas las peliculas de Paul Newman me encantan, y esta no iba a ser menos.

Excelente eleccion, sin duda.

Saludos Auggie!!!

Nippur dijo...

bien Auggie! usted tiene un ojo clínico para elegir películas y personajes inolvidables, perdedores adorables.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Gracias por todo.

la pequeña candi dijo...

Buenísima película, pero no es de las que más me gusta de P. Newman...
Besos.

Desde Barna con amor dijo...

ummmmm... siento discrepar un poco...

Aplaudo a Martin por la manera de rodarla, mágicos movimientos de cámara en torno al billar y consigue que lo flipes y que quieras jugar así de bien al billar...típico americano por otro lado, coger un juego o deporte y elevarlo, véase también con el mismo actor y en mismas épocas en "Cóctel" todos haciendo el chorra con la coctelera. Supongo que en esto se referirá con lo de la "crisis de creatividad" pero...
Lo siento, no soporto al pequeño hobbit de Tom Cruise, no es que este chico-hombre sobreactúe es que parece que está el solo en la película en su esfera particular diciendo "uuuuhhh que bueno soy joder!!" Todo lo que toca se convierte en Telefilme (ejem) aquí se equivocó el director, antepuso al chico de moda para llenar taquillas pensando que Neuman no sería bastante reclamo ya.

De todas formas no está mal el film y lo mejor que tiene es que nos transporta a nuestra adolescencia y sueños, eso está bien.

Saludos y felices fiestaaaas!!

eva.

Beauséant dijo...

como dice Tumulario por ahí arriba Tom Cruise cuando quiere hace buenas películas, pero supongo que al igual que Brad Pitt le sale más rentalbe no hacerlas :)

y si, yo también quiero una crisis creativa :)