Café, conversación...

Café, conversación...

jueves, 30 de octubre de 2008

Hay rubias y rubias


"Hay rubias y rubias, y hoy es casi una palabra que se toma en broma. Todas las rubias tienen su no sé qué, excepto, tal vez, las metálicas, que son tan rubias como un zulú por debajo del color claro, y en cuanto al carácter, tan suave y blando como el empedrado de la acera. Existe la rubia pequeña y agradable, que gorjea como los pájaros, y la rubia alta y estatuaria, que lo envuelve a uno en una mirada azul de hielo. Existe la rubia que lo mira a uno de arri a abajo y tiene un perfume encantador y resplandece tenuemente y se cuelga del brazo y está siempre muy, muy cansada cuando usted la acompaña a su casa. Ella hace ese gesto de impotencia y tiene es maldito dolor de cabeza y a usted le gustaría aporrearla, aunque esté contennto de haber descubierto lo del dolor de cabeza antes de haber invertido en ella demasiado tiempo, dinero y esperanzas. Porque el dolor de cabeza siempre estará ahí, es un arma que nunca deja de usarse, y tan mortífera como la espada del asesino o el frasco de veneno de Lucrecia.

Existe la rubia dulce, dispuesta y aficionada a la bebida, y que no le importa lo que lleva puesto, siempre que sea visón, o adónde va, siempre que sea el Starlight Roof y hay mucho champaña seco. Existe la rubia pequeña y altiva que es una verdadera compañera y quiere pagar ella su cuenta y está llena de luz de sol y de sentido común, que sabe judo y puede lanzar el aire, por arriba del hombro, al conductor de un camión, sin perderse más de una frase del editorial del Saturday Review. Existe la rubia pálida, con anemia de tipo incurable, pero no fatal. Es muy lánguida y muy sombría y habla suavemente como salida de no sé dónde, y usted no le puede poner un dedo encima, en primer lugar porque no tiene ganas, y en segundo lugar porque ella está leyendo La tierra perdida, o Dante en el original, o Kafka, o Kierkegaard, o porque estudia dialecto provenzal. Adora la música, y cuando la Filarmónica de Nueva York está tocando Hindemith, ella puede decirle a usted cuál de los seis contrabajos entró un cuarto de tiempo más tarde. He oído decir que Toscanini también es capaz de ello. Eso quiere decir que son dos.

Y, por último, existe la muñeca maravillosa y encantadora que sobrevive a tres reyes del hampa y después se casa con un par de millonarios a un millón por cabeza y termina con una villa de color de rosa pálido en Cap d'Antibes, un coche Alfa Romeo completo, con chófer y acompañante, y una caballeriza de aristócratas enmohecidos a los que tratará con la atención distraída y afectuosa con que un anciano duque dice buenas noches a su criado"

"El largo adiós", Raymond Chandler

1952

10 comentarios:

la pequeña candi dijo...

¿Y que pasa con las morenas? ¿no tenemos nuestro qué?
¡Un saludo!

Capitana dijo...

Las rubias siempre resaltan más a la vista y te las quedas mirando bastante más tiempo, pero como bisexual te digo que no ha nada como la sinceridad de las morenas guerreras.

Duncan de Gross dijo...

Buena tesina sobre las rubias las de este Chandler, aún así me quedo con las morenas de ojos negros o marrones, y su pasión no defrauda...

SANDRA dijo...

hola amigo gracias por tu visita al blog!!!
ojala puedas ver las otras un beso desde la distancia

Eduardo González García dijo...

Ya sabes, Auggie, que a mi me gusta el pelo castaño, liso y larguísimo. Y si está recién perfumado, bueno...pues que a esa mujer más le vale correr. Un saludo.

Irene dijo...

Las rubias resaltan?
Yo soy rubia, y en general las morenas tienen más éxito que yo...
Pero en fin, eso de clasificar a la gente por su color de pelo...
En fin, a mí no me gusta que me metan dentro del saco de una clasificación sólo por mi color de pelo...
Ni todas las rubias son como Marilyn, ni todas las morenas como Penélope Cruz... al menos me gusta pensar que no soy una rubia corriente...

Laura dijo...

Yo, Laura, la perra feliz soy morena, pero mi madre es rubia...
Chicas no os agobieis, las rubias a las que se refiere Chandler son, la mayoría, teñidas...jjajja

Pero es un texto maravilloso.

Desde Barna con amor dijo...

... ?

eva.

supersalvajuan dijo...

Todas las rubias eligen su tinte. Aunque siempre hay sorpresas coloridas.

SOY SILVIA dijo...

HOLA , AUGGIE, TE VI EN MI BLOG DE VISITA Y VENGO A AGRADECERTE, YO SOY DE LAS RUBIAS PERO ,LAS DE LA PELUQUERIA JAJAJ, AHORA EXISTIO UNA RUBIA QUE LA HISTORIA NUNCA OLVIDARA, Y ES MARILYN, NO SE QUE OPINAS, PERO CREO QUE FUE UN MONUMENTO A LA BELLEZA¡¡
GTE DEJO UN SALUDO Y HASTA CUALQUIER MOMENTO¡¡¡¡
SILIVIA